¿Por qué se deprimen los niños?

ninos deprimidos La doctora Patricia Matey, especializada en el tratamiento de la depresión infantil, afirma que “la depresión no es una patología exclusiva de adultos, también los niños la sufren”.

En febrero de este mismo año la Organización Mundial de la Salud publicó un informe en el que decía que “la depresión constituye uno de los principales problemas de salud en el mundo por su alta prevalencia, incidencia y consecuencias. En la actualidad –añadía- es una de las tres primeras causas de discapacidad en el mundo, pero en 2030 se convertirá en la primera causa”.

 

El pasado 10 de septiembre la prestigiosa revista científica THE LANCET, publicada en el Reino Unido, dio a conocer el resultado de un estudio que se llevó a cabo entre 245.405 personas mayores de 18 años pertenecientes a 60 países. Tal como afirmaban los científicos que llevaron a cabo la encuesta, “la depresión es una enfermedad mental que suele tener consecuencias más graves que el asma o la diabetes”. Patrick Soboscki, profesor de Economía de la salud en Estocolmo, Suecia, dijo en mayo del 2014 que la Unión Europea invierte 160.000 millones de euros en curar la depresión. Una cifra astronómica.

 

Tanto en Europa como en Estados Unidos, según Soboscki, de cada cien enfermos veintidós dejan de trabajar para siempre a causa de la depresión y han de ser mantenidos por el Estado. En su libro ANTE LA DEPRESIÓN, Juan Antonio Vallejo- Nájera, quien antes de su muerte estuvo considerado como uno de los psiquiatras más conocidos en España, confiesa: “a los médicos que hemos atendido a centenares de deprimidos, nos sorprende que siempre digan: “preferiría cualquier otra enfermedad antes que esta”. Asencio López, también psiquiatra, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Comunitaria y familiar, define así la depresión: “la persona que sufre este trastorno no conoce muy bien cuál es la razón por la que se encuentra en ese estado y además tiene la sensación de que en algún momento perderá el control de la situación. Es como una espiral, cuando el paciente entra en ese círculo vicioso no sabe cómo salir”.

 

El norteamericano Martín Seligman, reconocido como uno de los diez psicólogos más importantes del mundo, fue entrevistado por el periodista Vicente Verdú en un encuentro que tuvo con él en Filadelfia. El artículo apareció en el diario EL PAÍS. Preguntado por Verdú sobre el tema de la depresión, Seligman respondió que la padecen más las mujeres que los hombres. Y argumentó su teoría con estas razones: “Cuando las cosas van mal, la mujer se recluye en sí misma y piensa. El hombre hace algo: actúa, se emborracha. En segundo lugar, las mujeres han venido siendo adiestradas en el aprendizaje del desamparo. Finalmente, la pretensión de la delgadez es otro gran factor que provoca la depresión femenina. El modelo ideal que divulgan los medios de comunicación ha ido adelgazando en los últimos años. Como consecuencia muchas jóvenes dejan de comer y caen en la depresión”.

 

La depresión la padecen las mujeres más que los hombres. También son víctimas los niños. En otro trabajo publicado en el diario EL MUNDO, la doctora Patricia Matey, especializada en el tratamiento de la depresión infantil, afirmaba que “la depresión no es una patología exclusiva de adultos, también los niños la sufren”.

 

Según esta psicóloga, la angustia se da en los menores fundamentalmente por cuatro causas, a la que recientemente se ha añadido una quinta.

 

 

 

EL DIVORCIO DE LOS PADRES

 

El divorcio no gusta ni a los pájaros.

 

Las parejas con hijos pequeños que optan por la separación suelen decir: “nuestros hijos han entendido perfectamente la situación”. Así pretenden tranquilizar su conciencia. Pero ¿qué pueden hacer los hijos? ¿Agarrarse al cuello de la madre y del padre? ¿Cerrar la puerta y tirar la llave para que ninguno de los dos abandone el hogar? ¿Creen los divorciados que los hijos se contentan con vivir quince días con el padre, otros quince con la madre, convivir con la nueva pareja de él o la nueva pareja de ella? Unos niños llevan la nueva situación familiar con paciencia y en silencio. Otros caen en procesos depresivos.

 

 

 

EL MIEDO A LOS ANIMALES

 

Yo fui testigo de ese miedo. Andaba acompañado de una joven de 19 años que hoy es periodista y trabaja en EL PAÍS, cuando los dos vimos un perro solitario que se acercaba a nosotros. La joven sintió tal pavor que cayó al suelo temblorosa. No soportaba la cercanía de animales.

 

Existen niñas y niños que caen en depresión cuando se les obliga a acariciar al perrito o al gatito. Defender a los animales ante el miedo de los niños puede resultar cruel.

 

 

 

TEMOR AL CASTIGO

 

Cuando el niño o la niña cometan una acción reprobable, no se les amenace: “Como vuelvas a hacerlo te voy a dar….”.

 

“Te estás buscando una paliza…”.

 

“Cuando venga tu padre te vas a enterar….”.

 

En opinión de la doctora Matey, apoyada por otros psicólogos que tratan a niños, la amenaza es motivo de depresión. Porque el niño vive con el temor de que la amenaza se cumpla y dé lugar a un castigo cuyas consecuencias teme. Es preferible, dicen los especialistas, castigar al niño en el momento que lo merezca, si hay que hacerlo, y no amenazarlo constantemente. Con el castigo inmediato el niño se conforma. La amenaza lo asusta y lo deprime.

 

 

 

EL FRACASO ESCOLAR

 

Se han publicado casos de niños que se han suicidado en el camino de la escuela a la casa, temerosos y deprimidos por las malas notas obtenidas en los exámenes.

 

A todos los padres les gustaría que sus hijos fueran Einstein o Cervantes. Pero hay niños a quienes no les gusta estudiar, o que no se les da bien los estudios. ¿Por qué forzarlos? En lugar de carrera universitaria que elijan una profesión, la que más les atraiga. Pero no obligarlos a ser el primero de la clase, porque la ansiedad puede producir en ellos una alteración psíquica.

 

 

 

EL ACOSO DE LOS COMPAÑEROS

 

El viernes 22 de mayo último una alumna de 16 años del Instituto madrileño Ciudad de Jaén, de nombre Aránzazu, se arrojó desde la sexta planta de su bloque de pisos, muriendo en el acto. Pronto se conocieron los motivos del suicidio: era acosada continuamente por compañeros de clase que se burlaban de ella, la vejaban, la insultaban por teléfono. Sumida en la depresión, optó por el suicidio. Decía el 26 de mayo un editorialista del diario EL MUNDO: “Este suicidio vuelve a poner de manifiesto la falta de conciencia social sobre una realidad que sufren muchos escolares y que permanece oculta la mayor parte de las ocasiones”.

 

Una realidad que se da principalmente en la Escuela Primaria y en el Instituto, como se ha demostrado en otros casos similares, a la que los padres han de estar atentos.

 

El norteamericano Tim LaHaye, en el libro titulado HOW TO WIN OVER DEPRESSION, aconseja a padres y a madres que vigilen con atención las alteraciones mentales de sus hijos, porque pueden ser víctimas de la misma depresión que se cree exclusiva en adultos, aun cuando sea por causas distintas

Filed Under: Estudios


Radio Momento de Dios - Todos los derechos reservados 2012